Entre la planificación y el cambio

Hay personas que son metódicas, estructuradas, ordenadas para todo, y no pueden salir de su “paso a paso”. Otras son muy flexibles, no logran armar una estructura, son desordenadas y no hacen nada “paso a paso”, al menos no por mucho tiempo.

¿Con qué tipo de identificás?

Yo sin dudas con el segundo, al mismo tiempo que como mi cabeza es tan creativa y necesita variedad, cambio… también busca desesperada alguna estructura que le permita descansar de estar continuamente volando!!

Admito que a veces envidio de alguna manera a las personas que tienen un orden y son poco flexibles, porque no se molestan buscando alternativas: ya definieron que “esto lo hago tal día, a tal hora”, y listo. En mi caso, aunque tenga planificado “hacer algo tal día, a tal hora”, seguro flaquearé ante mi flexibilidad y la necesidad de complacer a quien me está pidiendo que haga otra cosa en ESE momento (eso también sería otro problema: la necesidad de complacer a los demás y no saber decir NO).

El tema es que tomando esta “envidia sana” (como dicen por ahí…) a quienes pueden planificar y tener claro qué harán y cuándo, estoy siguiendo cursos que me permitan desarrollar mi proyecto con orden y desde otro lugar.

Si fuera estructurada, seguiría el paso a paso que me dicen, y una vez que ya definí un aspecto ya no lo vuelvo a pensar mucho… pero como NO lo soy, y busco que todo encaje con todo, avanzo dos casilleros y vuelvo al primero 😉

¿Qué es lo bueno de ser así?

Que a medida que voy avanzando y comprendiendo otros aspectos del asunto a resolver, reviso lo anterior y busco que haya congruencia, que no me esté desviando, y que todo tenga un sentido.

Cuidado: es importante tener claro que esto es bueno ANTES de poner en marcha el proyecto, o en momentos de transición. No se trata de cambiar todo lo que ya está definido mientras el proceso está en plena marcha (cosa que ya he hecho, y por eso te digo que no funciona).

Por suerte existe la flexibilidad y la posibilidad de hacer ajustes a medida que avanzás, pero que los mismos no afecten la esencia de lo que transmitiste en un comienzo, porque afecta la confianza.

Dentro de esta búsqueda y de lo que tengo que ir haciendo, una de las cosas que necesité (aunque creo que me adelanté en el paso a paso ;)) fue cambiar la imagen de Eureka (ya no sabía ni yo cómo se llamaba el blog!! eureka, Eureka, eurekaonline…). Y no sólo la imagen.

Habrá otros cambios en la forma de trabajo, en la propuesta, en el manejo de las redes, y para todo eso necesitaba reflejar la claridad y la confianza que he ido consiguiendo en este proceso. Además, es una manera de no volver atrás y de no seguir buscando la perfección: ya lo mostré al mundo, ya dije que sería esto, y no me puedo permitir seguir pensando sobre lo mismo, sino en cómo seguir avanzando en esta línea. ¿Se entiende?

El cambio del logo es mucho más que un cambio de letra o de color. Es claridad, es foco, es coherencia, y es una muestra de que tal vez no se logren los resultados que querés del día a la noche, pero de que si seguís investigando, aprendiendo, aprovechando los errores y poniendo más atención a lo que es tu objetivo, el camino vale la pena.

Eureka (cariñosamente seguirá siendo así) es un proceso en sí mismo. Las eurekianas lo han ido siguiendo conmigo. Y si son eurekianas es porque justamente, cada una está en su propio proceso de mejora, de atenderse, de no conformarse sólo lo con lo que ya tienen sino que más allá de estar satisfechas y agradecidas, sienten que “hay algo más y quiero ESO para mí”.

El espíritu de Eurekaonline es el mismo, sólo que con la claridad de su objetivo: mujeres en proceso. Cada una en el suyo, pero en proceso.

Aunque te confieso que estoy muy entusiasmada y ansiosa por poner en práctica todas las ideas, más allá del resultado, como cuando empecé… tener un feedback, un me gusta, un comentario, es muy importante para mí: me da ánimo para seguir y no sentir que estoy hablando sola jeje.

¿Te gusta el cambio? ¿Qué te transmite?

Seguimos en proceso!! y sumando eurekianas.

Lorena

Aaahhh ¿pensaste que me había olvidado de mostrarte la nueva imagen?

Nooo! aquí está, pero todavía con perfil bajo 😉

Gracias por la etapa cumplida
Bienvenida a esta nueva etapa

Animarse a pensar en grande

¿Cuántas veces tenemos proyectos, posibilidades, oportunidades que se nos presentan?

¿Cuántas veces las dejamos pasar sin siquiera pensar en opciones, porque lo primero que nos viene a la mente es el “no”?

El miedo disfrazado de excusas: es muy difícil, no se puede, eso no es para nosotros, cómo vamos a pensar en hacer eso!!

Leer más → Animarse a pensar en grande

Recalculando: objetivo mujeres eurekianas

Entre todo lo que voy aprendiendo de mí misma… me he dado cuenta de que mi intención de complacer, de no caer mal, de considerar al otro, de que no piensen mal de mí… realmente me ha generado problemas en distintos ámbitos.

Nosotras somos el objetivo

No siempre actuar desde lo que considerás justo o pensar en “grises” es lo correcto, y puede ser percibido como debilidad, subjetividad, inseguridad, indecisión… y realmente terminar en comportamientos que son así, aunque cueste reconocerlo porque lo hacés con la mejor intención.

Leer más → Recalculando: objetivo mujeres eurekianas

Ser, Hacer, Tener: en ese orden

Que no esté publicando en las últimas semanas, no significa que me haya olvidado de Eureka y las Eurekianas, ni que esté abandonando el barco. Al contrario. Estoy pensando (como siempre) y más que nunca. Pero pensando desde otro lugar.

Los posts surgen cuando estoy “inspirada”, y últimamente no he encontrado “eso” sobre lo que quisiera escribir, ni el momento adecuado. O tal vez, sí he ido encontrando varias cosas pero convencida de que debía esperar a seguir comprendiendo y dar algo mejor… hasta que por varios lados encontré la clave:

SE TRATA DE SER, HACER Y TENER, en este orden.

Leer más → Ser, Hacer, Tener: en ese orden

Estar “expectante sin expectativas”

Escuché esa frase de alguien que arriesgó mucho al decidir un cambio en su vida con esa actitud, y me encantó.

“Que espera observando, o está a la mira de algo”, dice la RAE en la definición de EXPECTANTE. Y define EXPECTATIVA como “posibilidad razonable de que algo suceda”; “esperanza de realizar o conseguir algo”.

Estar “expectante sin expectativas” puede parecer algo contradictorio ¿no?

Leer más → Estar “expectante sin expectativas”

¿Cómo afrontás los cambios?

Si pensamos en cambios y en estaciones, la primavera sería la época “positiva” de los cambios. Simboliza renacer.

La naturaleza parece recobrar vida, e inclusive nosotros, que estábamos más encerrados por el frío (mirando televisión, leyendo… o comiendo), también recobramos las ganas de salir, de vestirnos con otros colores, cambiar de estilo, ir al gimnasio y recobrar la figura perdida entre la ropa de abrigo.

Leer más → ¿Cómo afrontás los cambios?