La edad no importa

Hoy estoy pensando en muchas mujeres que han postergado sus estudios, sus planes de crecimiento profesional, sus sueños, por diferentes razones.

Algunas porque han decidido dedicarse a su familia, a criar a sus hijos y estar el mayor tiempo posible en su casa.

Otras porque tal vez por las mismas razones, o diferentes, comenzaron a trabajar y fueron postergando sus estudios.

Y otras porque han cumplido una etapa en sus carreras profesionales y quieren un cambio, o profundizar, o hacer de una vez “eso” que siempre les había gustado.

Hoy pienso en mis alumnas, especialmente en las del curso virtual de Psicopedagogía, que he tenido el placer de ir conociendo durante los 3 últimos años.

Mujeres maduras, madres, la mayoría maestras, algunas a punto de jubilarse o pensando en ese momento. También hay hombres y hay jóvenes y no tan jóvenes, que eligieron esta profesión como primera opción o como un complemento. Por eso seguiré hablando a “todos”.

La gran mayoría trabaja todo el día, y dedica las noches y el fin de semana a estos estudios, durante 4 años.

La mayoría viaja mensualmente y algunas atraviesan el país, con viajes de hasta 12 horas, para ir a la Sede de la Universidad por una clase, o por una práctica.

Y lo que más valoro es su disposición, sus ganas, su disfrute de lo que hacen a pesar de los sacrificios que implica.

Valoro cómo estudian hasta lo que no “les mandás”, por interés, por avidez de saber más. Cómo hacen las tareas, cómo se comprometen, cómo razonan y se toman las cosas muy en serio. Cumplen y aprenden sin importarles “la nota”: les importa entender y saber por qué hacen lo que hacen.

Valoro cómo aprovechan su tiempo, cómo lo hacen rendir, logrando trabajos sintéticos y a la vez más completos que cualquiera que le dedique 5 páginas o más a lo que ellos hacen en 2.

Valoro su actitud, me encanta tener clases virtuales con ellos porque realmente están ahí, porque leyeron antes o sabés que lo van a hacer después, porque no esperan pasivamente.

Yo no tengo por qué hacerlo, porque el curso siempre ha sido virtual: pero disfruto y elijo tener un encuentro semanal por Zoom. Y están ahí, la mayoría, con las cámaras prendidas porque ellos también eligen estar. Porque estas instancias son su oportunidad de verse las caras, y se sienten más “grupo”.

Al mismo tiempo, siento más unidad, más compañerismo, más cohesión en estos grupos que en los que se ven de lunes a viernes (en la normalidad normal) en un salón de clases.

Hoy quiero escribir en honor a estos alumnos, a los que “egresan” hoy y a los que ya están por egresar de la carrera, porque de verdad han sido y son importantes para mí.

Es como si habláramos el mismo idioma, como estar en la misma sintonía: vos me precisás y yo estoy aquí para ayudarte, guiarte y acompañarte. Pero primero, tenés que hacer algo por vos.

Y esta modalidad, que me permite ser más “yo” y sentirme a gusto, es también la que dio origen a Eurekaonline. Fueron estos alumnos, esta experiencia entre otras cosas, la que me ayudó a descubrir que tenía que buscar mi camino online.

Y en este punto lo que quiero es FELICITAR a quienes ya tomaron la decisión de hacer “eso” que venían postergando, por diversas razones, porque no importa la edad cuando hacés lo que te apasiona y cuando decidís hacer algo por vos mism@.

Y a la vez, quiero INVITAR a quienes aún no lo han hecho, a que se animen, a que busquen y decidan hacer eso que han postergado, o que acaban de descubrir.

Yo misma, en estos días, estoy comenzando un Máster online de Psicología Positiva… y estoy feliz!

Algo que estuve muchos años negándome a mí misma, y una decisión que postergué. Empecé hace un fin de semana y ya vivencié la diferencia de horas, el sueño, la acumulación de materiales para leer y de artículos interesantes. Pero aunque me canso de sólo pensarlo 😉 no me pesa levantarme los sábados a las 5 de la mañana (como no me han pesado los viajes de Montevideo a Salto por 4 horas de clase), porque es lo que quiero hacer, porque estoy con excelentes docentes y porque ya se está gestando un hermoso grupo de compañeros, en un tema que de por sí es positivo!!

Cuando estás haciendo lo que realmente va contigo, lo que es tu elección, y va con tu esencia, el cansancio obvio que se siente, pero no se padece. Se disfruta, se aprende más fácil, se retroalimenta con los logros que vas obteniendo (aunque a veces los logros no sean notas excelentes: los sentís en vos).

Ojalá todos se dieran la posibilidad de jugarse, de arriesgarse, de invertir, en eso que les apasiona.

Puede ser un hobbie, pero que sea algo que no te has atrevido a hacer hasta ahora, y que sabés que querés.

No importa la edad.

Importa que pienses en vos, que lo descubras, y que te atrevas dejando las excusas de lado.

Te cansarás, sí. Te arrepentirás por momentos, tal vez. Pero “el camino es la recompensa” como dijo el Maestro Tabárez 😉 y ni te cuento si alcanzás la meta!

Descubrite para ser quien sos: ¿sos realmente quien podrías ser?

Lorena

2 Comentarios »

  1. Excelente post. La edad no importa!!!! Tengo pensado hacer un curso de aromaterapia para complementar con lo que hice de reiki. Siempre me gusto y llego el momento. Gracias por escribir dando un empujecito. Monica

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .