Recibir lo que cada una necesita

Te puede parecer incongruente que diga que las personas somos más parecidas de lo que creemos, a la vez que remarco que todas somos diferentes. Te puede parecer raro hacer un paralelismo entre plantas y personas.

Tal vez no encuentres qué tiene que ver descubrirse con florecer.

Ahora es el momento de poder detenernos a pensar en esto, desde nuestro lugar y nuestras propias necesidades.

Hemos hablado este mes de la época de florecer, así como de descubrirnos a nosotras mismas.

Dedicamos unos minutos en IGTV con la florista Celia Firpo, para hablar de las diferentes necesidades de las plantas según su especie, y entender el por qué (lo tenés al final ;)).

Ella nos cuenta que “las plantas, en primer lugar, son todas diferentes”. Esto implica que los cuidados apropiados para cada una también lo son.

TODAS LAS PLANTAS TIENEN NECESIDADES RELACIONADAS AL ALIMENTO, LA LUZ Y EL AGUA. En esto, son parecidas.

Pero, ¿es lo mismo que decir que “todas tienen las mismas necesidades”?

No es tan así…

Algunas necesitan mucha luz, y otras muy poca porque están acostumbradas a la oscuridad.

Algunas necesitan una tierra rica en minerales para alimentarse, manteniendo sus raíces bajo tierra, y otras necesitan que sus raíces estén al aire y al sol para mantenerse vivas.

Unas necesitan calor, y otras frío. Unas requieren ser regadas a diario y otras tienen reservas de agua.

Si tratáramos a todas las plantas como si tuvieran “las mismas necesidades”, sin más, podríamos favorecer a algunas mientras perjudicaríamos a otras, con nuestra mejor intención.

A su vez, hay que tener en cuenta la importancia de CÓMO SE LE DA aquello que necesita cada una.

“Darle luz”, no implica que dejemos una planta contra la ventana, al sol, en pleno enero caluroso.

“Darle agua” puede ser insuficiente si la tierra no está en condiciones de absorberla.

“Ponerla en una maceta con tierra”… puede matar a una planta que naturalmente vive en el aire.

¿Te suena similar a algo que puede pasar con las personas?

“Llamar a alguien” no es lo mismo como muestra de cariño que como acoso 5 veces por día.

“Cocinar todos los días” no es suficiente si el otro necesita abrazos, besos y un “cómo te fue hoy”.

“Comprarle todo lo que quiere” no siempre es lo que necesita quien se siente solo.

“No tiene por qué trabajar, que se quede en casa” puede ser como poner una planta aérea en una maceta con tierra.

Mientras escuchaba a Celia detallando las necesidades no satisfechas de las plantas, a mí se me representaron varias situaciones interpersonales en las que una de las partes está convencida de estar “haciendo todo” por el otro, mientras la otra parte siente que “no le presta atención” o “no la quiere”.

Podría generarse una discusión sin fin si ambas partes de una relación creen que están en lo correcto:

una hablando de su intención con su conducta,

y la otra hablando desde sus necesidades (que no son satisfechas por más buena que sea la intención de quien cree estar haciendo lo mejor).


TODAS LAS PERSONAS TIENEN NECESIDADES DE AFECTO Y RECONOCIMIENTO. En esto, son parecidas.

Pero, ¿es lo mismo que decir que “todas tienen las mismas necesidades”?

No es tan así…

Algunas personas, según su origen, aprendieron a brindar afecto abiertamente, a demostrar cariño, a expresarlo con palabras, y a pedirlo cuando lo necesitan. Hablan en clave afectuosa. Saben darlo y recibirlo.

Otras personas, según su origen, aprendieron que dar (o pedir) muestras de cariño las haría vulnerables o serían signos de debilidad. Ante una expresión abierta de afecto podrían sentirse inadecuadas y adoptar una postura defensiva o distante para protegerse. Tal vez aprendieron que el afecto se demostraba con regalos, con cosas materiales…

¿Dónde está lo parecido y lo diferente en estos ejemplos?

Tienen parecido que ambas personas (como todas), más allá de su experiencia, necesitan ser queridas, reconocidas de alguna manera, porque es una necesidad humana.

¿Pero recibirán e interpretarán igual las demostraciones de afecto y reconocimiento? ¿tienen las “mismas necesidades” en el momento de sentirse satisfechas?

Una persona cariñosa, que necesita dar y recibir mimos… podría sentir carencia de afecto si recibiera regalos costosos, pero no abrazos, besos, o un “te quiero” desinteresado.

Mientras, la persona que aprendió a recibir regalos materiales como señal de atención y cariño, podría sentir la misma carencia si recibiera besos, abrazos y un “te quiero”… solamente.

La satisfacción de sus necesidades dependerá de su origen, de su experiencia, de sus creencias.

Un regalo costoso no tiene el mismo valor para todas. Un beso, un ramo de flores o un “te quiero” tampoco.

Entonces: cada persona (como cada planta) verá satisfecha sus necesidades según su origen, y las características propias y del entorno.

No basta con “darle lo que necesita”, sino dárselo del modo en que lo necesita, para que sus necesidades se vean realmente satisfechas.

Una acotación, para desarrollar otro día:

Las personas (a diferencia de las plantas) podrían aprender a valorar otras maneras de satisfacer sus necesidades, a partir de nuevas experiencias. Pero siempre hay que tener en cuenta que dependerá de que cada una reconozca si lo quiere y está dispuesta a cambiar.

La importancia de conocerse

Conocer la naturaleza y las necesidades propias de cada persona, permite al otro darle lo que necesita en la forma en que lo necesita.

Conocerse a una misma y sus necesidades particulares, permite también pedir lo que necesita en la forma en que le hace bien.

En una relación, de cualquier tipo, conocerse facilita la comunicación y evitaría conflictos.

Cuánto malestar en las relaciones y cuántas discusiones se evitarían entre los diferentes niveles de la intención de uno y de las necesidades del otro.

Conocerse, descubrirse, facilita en varios sentidos la satisfacción de las necesidades humanas de reconocimiento, de aceptación, de afecto, siendo una misma y no alguien que ni sabe lo que quiere y necesita realmente.

¿Y sabés quién será la primera que podrá atender sus necesidades, de la forma en que le hace bien? VOS MISMA.

Para finalizar, por hoy, quiero que tengas en cuenta esto:

Cuando se trata de otros (sean plantas, hijos, mascotas, padres) es importante que tengas presente qué y cómo necesita que lo cuides. Recordá que no siempre lo que creemos que “le hace bien” es adecuado para todos y en todas las circunstancias.

Y cuando se trata de vos, también.

¿sabés lo que necesitás específicamente?

¿sabés de qué manera necesitás que te demuestren cuidado y atención?

¿te sentís bien con la forma en la que te lo han demostrado siempre? ¿o será la que mantiene tu personaje pero no va con tu esencia?

¿sabés pedir lo que necesitás de una forma adecuada?

¿estás dispuesta a descubrir cuáles son tus verdaderas necesidades?

¿Viste cuando una planta está triste y se marchita?

Es probable que por más que la cuides, no lo estés haciendo de la forma adecuada, o han cambiado sus necesidades.

Igualmente, cuando estamos “en crisis” es porque hay algo que no nos está colmando, algo que necesitamos cambiar.

Pensalo…

¿Estás dispuesta a conocerte? ¿a descubrir quién sos realmente? ¿a escuchar tus necesidades y a pedir lo que te hace bien?

Cuando estés lista, te invito a que accedas al ebook “Descubrite para ser quien sos”.

Y si te das cuenta de que estás en crisis, de que hay alguna necesidad que no está del todo satisfecha, tal vez el ebook de regalo de Eurekaonline “Cómo empezar a descubrirte” te ayude a encontrar una punta de la madeja.

La semana próxima hablaremos de “florecer” en términos de personas, para terminar con el espíritu primaveral y seguir el camino para alcanzar nuestros objetivos y estar mejor con nosotras mismas.

Compartilo con quien creas que pueda aprovecharlo!! a veces sólo necesitamos algo que nos detenga a pensar para hacer algún “clic” en nuestra vida.

Lorena

2 Comentarios »

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .