Periodista – mamá – viajera: Magdalena Dieste

Seguramente si tenés hijos y has pensado en viajar, en algún momento buscaste información, “algo” que te guiara, que te diera pautas, consejos, ideas, piques para viajar con niños.

Posiblemente desde buscar información que te anime a hacerlo, hasta consejos prácticos, ideas de a dónde ir específicamente, qué hacer… hasta experiencias de alguien que ya haya estado en tu situación y en ese lugar al que vas.

Entre esa búsqueda, seguro entraste a miles de blogs sobre viajes… buscando algo que hablara sobre viajar con niños…

No sé que tanto éxito habrás tenido, pero si sos uruguaya en primer lugar, te recomiendo que busques por acá y por allá… que encontrarás el blog de Magdalena Dieste.

¿Por qué me interesa que la conozcas?

Porque a Magdalena la conocí hace 6 o 7 años en un proceso de selección laboral, y me pareció una persona encantadora. Fue uno de esos encuentros en los cuales sentí, como ya te he contado otras veces, que me volvería a cruzar en algún momento.

Ella es Licenciada en Comunicación, periodista con vocación de fotógrafa, ha producido y escrito múltiples suplementos y artículos que han sido publicados en conocidos medios de plaza como los diarios El Observador y El País (desde huertas y animales, hasta escapadas turísticas). Actualmente tiene a su cargo la columna “Por acá y por allá” en el diario El País, la cual comparte con su blog.

Desde chica ha viajado con sus padres y se ha convertido en una pasión que sigue compartiendo ahora con su esposo y sus 3 hijos. Cuando el mayor tenía 4 meses comenzó a viajar con niños, hasta a Machu Pichu con el más pequeño de 1 año y medio… contra todos los pronósticos y temores de quienes pensaban que era una locura, y han continuado haciéndolo con ellos. Sin estrés, sin miedos, sin preocupaciones sobre “lo que podría pasar” al viajar con niños tan chiquitos (que van creciendo, pero ya son 3).

Sin querer, se iba convirtiendo en una referente para familia y amigas sobre “cómo hacer para viajar con niños”. Le encanta contar sus experiencias, hablar sobre sus viajes, ayudar a otros a que lo hagan. Se encontraba de pronto escribiendo mails eternos a quienes estaban por viajar o querían animarse a hacerlo con niños, contándoles todo lo que podía sobre los lugares que conocía (que son muchos) o dando consejos prácticos.

Se dio cuenta de que “estaba cantado”

Ya escribía como periodista en El Observador, especialmente sobre “escapadas en Uruguay”, a la vez que escribía los mails contando sobre sus viajes a quienes le pedían información.

De pronto, se dio cuenta de que escribía para todos.

Comenzó a indagar más sobre lo que había en la web respecto a ese tema. Encontró muchos blogs de viajes, algunos de madres del otro lado del mundo que daban información sobre viajar a Buenos Aires, Brasil, Chile, Perú… pero muy poco de este lado del mundo y nada de Uruguay.

Le daba cierto temor pensar en que el nicho “viajar con niños” fuera muy chico, a la vez que sentía la necesidad personal de hacerlo: dar información desde la investigación y la experiencia, para aprovechar al máximo un viaje con niños.

En un blog podría conjugar su profesión, su pasión por viajar, escribir y sacar fotos, además de contar sus experiencias. Además, por si le faltaba algo, estaría brindando un servicio, porque la necesidad era evidente.

Y se animó, más allá de sus temores iniciales. Comenzó su blog con la convicción de que está bueno y sabe que aporta. Siente que está bueno hacerlo.

Y te aseguro que está bueno leerlo:

Te transmite tranquilidad y seguridad para poder disfrutar en familia el antes, el durante y el después, incluyendo todo lo que se disfruta, lo que podrías pasar por alto si no fueras con niños, lo que te conviene pasar por alto si vas con niños, los contratiempos que puedas tener…

Te ayuda a valorar cada parte de la experiencia, de ese momento que puede pasar muy rápido… porque llegará el día en que los niños tengan mejores planes que salir con sus padres.

Porque tanto los viajes como la familia tienen su propio proceso…

Además de su convicción, al ser una profesional de la comunicación, desde un principio fue un blog muy cuidado y profesional, con la intención de desarrollarlo más a futuro.

¿Por qué no lo ha explotado más?

Adiviná!! un poco tal vez por los “miedos” o limitaciones que nos ponemos a nosotras mismas, especialmente cuando implica salir a vender si no nos consideramos vendedoras.

Y en gran parte porque disfruta tanto lo que hace, que no lo asume como un trabajo y no le motiva tanto “salir a venderlo”. No es ese su objetivo principal. Es algo que haría gratis, por el simple placer que le da buscar información, escribir, y contar sus experiencias viajeras.

Ha recibido algunos reconocimientos que siente como “mimos al alma” en forma de invitaciones o solicitudes de colaboración.

Ese nicho tan específico que al principio le daba miedo, es el que le da a la vez un gran valor a su propuesta, porque apunta a necesidades latentes en muchas familias con niños y ganas de viajar, aunque sea dentro del país y por un fin de semana, un día o un rato.

Va paso a paso y disfrutando. Tiene ideas, proyectos, y la intención de profesionalizarlo más, pero considera que YA es un paso muy importante en su vida el haberse animado a hacer esto que le encanta.

Me sentí tan identificada con Magdalena y su proceso con el blog! Desde el placer de viajar, conocer y poder vivir nuevas experiencias con mis hijos, hasta esta convicción de la que habla.

Coincidimos en que cuando sentís que vale la pena lo que hacés y lo disfrutás tanto, el aspecto económico pasa a segundo plano, y puede convertirse en una consecuencia, cuando sea el momento.

Está claro que las dos lo hacemos desde esa convicción de “tengo que hacer esto”… y que si tuviéramos que vivir dependiendo de nuestro perfil mercantil estaríamos en problemas 😉

Y de eso se trata este proceso: de poder conjugar diversas áreas de tu vida, estar atenta y abierta a darte cuenta de que “va por ahí”, y animarte a hacer eso de lo que estás convencida.

Lo demás, vendrá paso a paso, sabiendo que ya estás en el camino que querés recorrer, disfrutando y sintiendo a la vez que aportás a otros.

Una vez más, nos encontramos con el placer de “animarnos a hacer lo que nos encanta”, a darle un giro a nuestra profesión, sin abandonarla, sino encontrando desde dónde podés desarrollarla en plenitud.

Puede ser un hobbie, puede ser un emprendimiento, o puede ser ambas cosas… pero habrá un proceso disfrutable, seguro.

Me quedo con la frase de Magdalena, para que no crean que son sólo ideas mías:

“Mirás para atrás y te das cuenta de que tenía que ver contigo… y estaba cantado”.

Espero que éste sea un proceso más que te anime a valorar tus recursos, dispuesta a darte cuenta de quién querés ser y qué querés hacer, intentando encontrar “eso” que está cantado que es para vos 😉

Cuando lo encuentres, sentirás esa convicción, esa certeza y esa sensación de que es una prioridad en tu vida… con la que no pasa el tiempo y disfrutás lo que hacés.

Luego, irás agregando, cambiando y mejorando lo que sea necesario en cada momento para que se convierta en lo que vos querés que sea.

Si conocés a alguien a quien pueda servirle también de inspiración, compartilo, y espero que te suscribas a Eurekaonline. Podrás recibir las novedades cada 15 días en tu mail, sólo para eurekianas.

Te dejo los links que puedan interesarte:

@eurekaonline5

@poracayporalla

Blog Por acá y por allá: ideas para viajar con niños

Seguro te van a dar ganas de viajar!! con o sin niños 😉

Lorena

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .