Volver a creer en vos: Lorena

Esta posibilidad de dar a conocer procesos de otras mujeres, se convirtió en un antes y un después. Ha sido como tener otro “momento Eureka”, como el que le dio vida al blog hace dos años, oculto y como un compromiso conmigo misma.

El ciclo “El valor del proceso” comenzó con 4 invitadas y fue creciendo. Continuaremos (y cerraremos esta etapa) este mes, y me pareció oportuno comenzarlo con mi propio proceso hasta lo que estás viendo ahora, aquí, porque para el final ya tengo otro que será insuperable…

Así como hemos conocido historias diferentes que han llegado a un “final feliz” aunque recién sea un comienzo, también quiero contarte el proceso por el cual llegué hasta lo que estás viendo en Eurekaonline… y el pasaje a la próxima etapa.

Si bien ya he ido escribiendo y compartiendo mi historia, aquí quiero enfocarme en la parte del cuento en la que llegué a alejarme cada vez más de lo que quería ser, hasta que me llevó años encontrarme de nuevo y encontrar mi lugar.

¿Por qué me interesa que me conozcas?

Porque si me meto en la vida de los demás, es justo que te cuente de la mía, con el mismo fin, no?

Siempre quise ser psicóloga, no me imaginé otra cosa. Siempre me gustó escribir, y no me salen las palabras con facilidad ni me brotan las ideas cuando tengo que hablar (y si dependo de mi memoria peor aún!).

Era muy buena alumna en la escuela y el liceo (principalmente por los escritos, con el juicio “participe más en clase”), sentía que tenía cierto liderazgo, mi casa era punto de reunión, y yo era la oreja de varios de mis amigos. Me sentía valorada y capaz en algunas circunstancias, aunque en realidad siempre he sido muy insegura (por eso mi timidez y mi dificultad para exponerme).

Irme de Minas a estudiar a Montevideo, fue un quiebre importante para mí. Dejé de pertenecer a donde pertenecía, me sentía como “sapo de otro pozo” cuando volvía, y tampoco llegué a pertenecer del todo al lugar donde estaba. Sí me adapté, tuve buenos amigos, disfruté, hice una buena carrera… pero siento que gran parte del nexo con esa etapa de mi vida sigue estando porque me casé con uno de los miembros más emprendedores y sociables del grupo… porque si fuera por mí estaría en el anonimato total 😉

Continué mi formación en temas que me interesaban, y me sentía plena al desarrollar los materiales que publicamos en CEREP (el Centro de Recursos Psicológicos que teníamos en Minas con mi esposo, con la Misión de ser un centro de referencia brindando recursos para público general y organizaciones). Éramos un buen equipo y siempre nos complementamos haciendo boletines, charlas, talleres, y publicaciones donde yo principalmente escribía y él se encargaba de la parte “comercial y social”.

Cuando su desarrollo profesional lo llevó por otro camino, no podía seguir con el área comercial ni con la energía que le ponía. Cambiaron las prioridades, nos mudamos a Montevideo con los niños chiquitos, y CEREP quedó stand-by porque yo no supe hacerme cargo del proyecto. Mi aporte era muy poco, y dependía de la otra parte para que tuviera sentido.

Dejé de hacer eso en lo que me sentía capaz y valiosa (escribiendo), porque no haría cosas para que quedaran en una computadora si no me sentía capaz de salir a ofrecer, vender, generar nuevas oportunidades (hace 12 años más o menos…).

Dejé un empleo en el que no me sentía afín para desarrollarme y cumplir como correspondía con las necesidades del rol, y luego comencé a dar clases en la Universidad a instancias de una profesora que confió en mí para algo que nunca se me hubiera ocurrido.

Descubrí que me gustaba la docencia, pensar nuevas maneras de abordar los temas, confiar en los estudiantes para que fueran protagonistas de sus procesos de aprendizaje, facilitar recursos y hacer clases participativas. Sin embargo, no con todos me ha dado buenos resultados, porque no todos quieren ser protagonistas…

Por lo tanto, aunque sigo apostando y buscando mejorar año a año, sentía que “me faltaba algo”, que aún no había encontrado el lugar para mí aunque me fuera acercando… y por momentos sentía que estaba fuera de lugar en todos lados, lo cual me jugaba en contra y me sentía cada vez más insignificante.

Hace 3 años, volvieron a confiar en mí, más que yo, y me dieron la oportunidad de hacerme cargo de un curso virtual. Allí descubrí todo lo que podía hacer desde ese rol, con otros tiempos, otro formato, con alumnos maduros, proactivos y responsables de su aprendizaje. Fue un momento clave y la inspiración (junto a la semillita que había quedado en mí de CEREP) de ese “momento Eureka” en el que surgió el blog: mi futuro estaba online.

Por eso, en un principio el blog era “Eureka: un sitio para descubrir y conocerse” porque era lo que significaba para mí y hacia donde apuntaría, aún sin idea de cómo ni por dónde, pero con la convicción de que ese era mi lugar.

El primer logo de Eureka… ya un pasito más adelante

Al fin encontré mi lugar

Descubrí que en este entorno virtual me sentía segura, no tenía por qué dar mi cara ni mi nombre (eso me ayudó mucho en un principio), podía hacer y deshacer a mi gusto, era responsable de mis acciones, independiente, tenía que aprender todo lo necesario y disfrutaba del proceso de todo lo que tenía que hacer!

Aquí puedo tener un cliente ideal, y para él/ella va enfocado mi esfuerzo. Si no es, no estará aquí. Voy mejorando y adaptándome a las necesidades de “mi cliente ideal”, sin dejar de ser yo (y debiendo ser yo).

Sin embargo, más allá de tener todo eso claro sigo superando de a poquito mis debilidades, y luchando a veces con ellas como el primer día: mi dificultad para vender/me, mi falta de confianza en mí misma, y mi resistencia al manejo de las redes sociales con el fin de “conseguir seguidores”.

Estoy aprendiendo a confiar en lo que soy capaz de hacer y en lo que puedo brindar, mejorando en lo que sea necesario y buscando más y mejores recursos.

Estoy aprendiendo a no sentirme menos, sino simplemente diferente, reconociendo no sólo mis debilidades sino también mis fortalezas, y haciendo uso de ellas de forma cada vez más responsable y con un fin.

Al sentirme más segura, al confiar en mí, es posible que pueda plasmarlo y transmitirlo.

Ya no me siento “bloguera” como muchos se han burlado o no lo han tomado en serio (porque no parecía en serio). Ahora me considero una creadora/facilitadora de recursos online… y simplemente eso, cambia mi actitud y mi postura ante los demás.

Por eso Eurekaonline es el reflejo viviente de mi proceso personal. En este momento puedo asumir que ya no es simplemente “un blog”, sino que es ese “CEREP” que dejé morir de alguna manera por no animarme, por sentirme incapaz, por priorizar otras cosas de las que no me arrepiento, y por no haber encontrado cómo canalizar mi profesión a mi medida.

El éxito lo siento en mí

No ha sido un proceso fácil y no es que esté en la cumbre (ni ahí) pero el éxito lo siento en mí: en estar superando mis miedos, en hacer cosas por mí misma, en que no me afecte si me valoran o no ciertas personas, en retomar mi vocación desde otro lugar y no desde la idea de “lo que debe ser”.

Estoy empezando a asumir nuevamente mi profesión, con menos vergüenza y temor a la crítica, porque estoy encontrando mi lugar y mi manera de aportar desde la psicología.

La mirada de los demás pesa, y mucho. Y es la que más nos limita.

Cuando empezamos a reconocernos, a valorarnos y a asumir realmente que podemos ser y hacer cosas diferentes, podemos mostrarnos con mayor seguridad y recuperar esa confianza que tal vez alguna vez tuvimos en nosotros y quedó por ahí…

Ojo!! que yo sigo con mis miedos, vergüenza, inseguridades y momentos de frustración, pero predomina la confianza y la certeza de que “es por aquí”, buscando siempre reponerme, ver qué funciona y qué no, siendo constante, no dejándome llevar por los momentos de bajón (que cada vez son menos) y con paciencia… mucha paciencia!!

Este trabajo de casi dos años a través de Eurekaonline ha ido más de la mano de un trabajo interno que externo. Ahora es el momento de pasar a otro nivel, y de continuar profundizando mi formación en los aspectos que sé que me interesan y desde los cuales pueda aportar a mi proyecto… porque ahora acepto totalmente cuál es: brindar recursos para personas que “estén bien” y quieran estar mejor, desde una actitud positiva y proactiva.

Eso es lo que siempre quise y que recién ahora logro asumir y encontrar cómo canalizarlo.

He aprendido a celebrar cada paso como un logro, y sabiendo que hay mucho más, más allá de lo que me llega a mí por estadísticas, por likes o seguidores.

Me emociono con cada mensaje de agradecimiento y de aliento que recibo. Y me aplaudo a mí misma cuando logro hacer algo que sé que me cuesta mucho y cada vez me cuesta menos, o al menos me obligo a hacerlo porque sé que es importante para alcanzar mi objetivo.

Te pongo la firma cuando te digo que si creés en vos y hacés lo necesario (no es magia ni basta con pensar en positivo) seguro alcanzarás ESTE ÉXITO: el de superarte día a día, aunque sea de a poquito rumbo a quién querés ser y a lo que podés aportar desde tu lugar.

Si yo estuviera re superada ya estaría haciendo muchas más cosas, y tal vez habría avanzado un montón de casilleros, pero bueno… no me sale, lo confieso. Cada paso es lento para mí, porque implica aprender y animarme… y lo más difícil es animarme!

Así que espero que ver mi proceso desde aquí, desde volver a recuperar la confianza en mí (si es que alguna vez la tuve realmente), y de superar mis inseguridades y dependencia, te sirva a vos o a alguien que conozcas.

Y ojalá demores menos que yo!! aunque creo que las cosas llegan cuando tienen que llegar y cuando estás preparada para asumirlas, haciendo lo necesario.

En fin, si fuera de otra persona esta historia, la publicaría con bombos y platillos, te pediría que la compartieras abiertamente y estaría feliz de que circule por ahí. Pero como aún me pasa todo lo que te conté y estoy en proceso, me resulta difícil… así que hacelo por tu cuenta 😉

Espero tus comentarios, encantada. Y si no te has suscripto al blog, te invito a hacerlo, porque en agosto pasamos a otra etapa.

Lorena

1 comentario »

  1. Bueno ,que suerte todo lo mencionado ,también te ayudamos ,osea nos.ayudamos,y ansiosa por lo que sigue,seguramente como hasta ahora,movilizante y formador, gracias y adelante

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .