Mamá de quinceañera: disfrutá el proceso

Hoy me inspiró una mamá en pleno proceso del cumpleaños de 15 de su hija, YA. Un cumpleaños que “no iba a ser”, por elección primaria de la quinceañera, y que “llegará a ser” seguramente, una fiesta soñada, planificada y ejecutada en… ¿6 meses?.

Es una mujer práctica, eficiente, ejecutiva, siempre presente y que no se ahoga en un vaso de agua. Una amiga a quien aprendo a querer y admirar día a día. Una madraza, que no sé cómo hace para estar con todos (3 hijos y más…) en todos lados, para cumplir con todas sus responsabilidades laborales… y no perder la sonrisa.

Esa mamá se ha encargado de que su hija tenga lo mejor posible con los límites que han sido necesarios. En cada detalle se nota el amor y el deseo de que sea una noche especial en todo sentido.

Y no hablamos de disponer de dinero para tener una fiesta por sobre lo alto.

Hablamos de amor, ganas y dedicación, con una familia y amigos detrás. De optimizar los gastos, porque “la fiesta no iba a ser”… De ponerle el corazón y el cuerpo, de trabajo en equipo, de hacer el máximo esfuerzo para estar en los detalles.

Y también hablamos de una hija que se ha ganado esas ganas de complacerla. Porque ha sugerido sin exigir, ha pedido aceptando los “no”, y ha ido disfrutando también de cada paso.

Me encuentro con una mamá que está a mil, pero con una sonrisa constante, y dice que siempre tuvo claro que “lo importante es disfrutar el proceso, porque la fiesta en sí es un rato”… y lo está cumpliendo. Ella y su hija, que no es un dato menor, están disfrutando de la locura de estos días, de las corridas, las pruebas, las invitaciones y todo eso que queda para último momento.

Y lo que rescato de todo esto, aparte de “homenajear” a todas las mamás que han pasado o están pasando por este proceso con esa actitud, es ESA ACTITUD.

¿Cuántas veces el propio foco en el objetivo nos lleva a perder lo que pasa a lo largo del camino?

¿Cuántas veces hemos escuchado esa frase… pero en realidad el proceso ha sido tortuoso, vacío o “comprado”?

¿Cuántas veces las mamás e hijas disfrutan realmente de esta “locura”, juntas?

Espero que sean muchas las que puedan vivir esta etapa así: en armonía más allá de alguna discusión lógica que seguro hay… (muchas); haciendo lo mejor desde el corazón y no desde las apariencias o el compromiso.

Que no pierdan el sentido ni el disfrute del proceso.

Que la preparación, la búsqueda, las decisiones, los detalles, las ideas… sean parte de “la fiesta”.

Y que la fiesta sea sólo el broche de oro. Porque la fiesta es sólo un rato.

Felicidades Dani y Mili!!

Lorena

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s