De la frustración se aprende

Mi hijo, 15 años: 1163 seguidores. Mi hija, 12 años: 446 seguidores. Cada foto o historia que suben, mínimo 115 “me gusta”… Menos de 10 posts publicados cada uno. Historias exitosas 😉

Eurekaonline: estancada en 90 seguidores en Facebook, 60 en Instagram… y 40 en el blog. Máximo 6 “me gusta”… en lo que sea. Promedio: 2.

Estos datos son tristes ¿no? pero es la cruel realidad… y es sólo una muestra de los resultados visibles con los que me manejo según mi estado de ánimo ;). Tranquilas, estoy bien, lo superaremos juntas.

Es frustrante cuando los números no crecen, o cuando recibo mensajes por privado sobre lo que escribí, y más aún cuando percibís la completa ignorancia de personas que saben que Eureka existe, y lo leen, pero nunca me han comentado nada al respecto. Si sumo esto a mi timidez, a mis miedos y vergüenza por exponerme… tampoco pregunto ni pido, por el miedo al rechazo o al sí por compromiso. Seguro entendés de lo que hablo, y ya hemos hablado de esto en otro post sobre las expectativas (podés leerlo desde aquí).

Pero es gratificante también recibir esos mensajes por privado. Saber que al menos, tenés personas que “no te siguen” formalmente, pero a quienes sí les ha gustado lo que has hecho (como hago yo con muchísimas cosas que me gustan).

Y considerar estos datos, a las Eurekianas formales y las que andan por ahí aún sin integrarse, además del interés, disfrute y confianza en lo que hago me ha llevado a estudiar, investigar, aprender de redes, y observar a mi alrededor. También, a ser agradecida!

¿Qué he aprendido?

  1. Que las redes sociales nunca han sido ni serán lo mío (soy un poco ermitaña, por eso me escondo en Eureka para animarme más).
  2. Que no puedo esperar recibir lo que no doy.
  3. Que no soy nativa digital… y eso lo pago con mucho tiempo y tutoriales…
  4. Que el contenido visual es lo máximo para tener “me gusta”.
  5. Que las frases motivacionales son un éxito en las redes (si tenés los seguidores que dan “me gusta”).
  6. Que cada post visual que quiero hacer me lleva horas 😉 (y aún no he logrado lo que quiero).
  7. Que quienes se dedican a asesorar en redes te dicen más de lo mismo.
  8. Que muchas cuentas en redes hacen más de lo mismo.
  9. Que tener miles de seguidores no significa que te sigan realmente (tal vez respondieron a alguna de las estrategias con algún premio).
  10. Que puedo convertir mis debilidades en fortalezas, mi frustración en desafío, y seguir fiel a mis principios y a la esencia de Eureka.

De yapa: que somos pocos pero buenos. Y eso para mí es suficiente para levantarme el ánimo 😉


Por eso, como estoy muy agradecida a quienes ya son parte de Eureka (mujeres y hombres también, aunque me dirija más a las mujeres)… en el próximo post les contaré todas las cosas positivas que me han llevado a aprender también.
Ah! y vendrá el primer regalo para seguidores! 😉

¿Me acompañás?

Si agregás tu mail, y te suscribís al blog, te enterarás de primera mano cuando haya publicaciones nuevas.

Podés seguir Eureka también en Instagram y Facebook: @eurekaonline5

One Comment on “De la frustración se aprende

  1. Pingback: Lo esencial es invisible a los ojos…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: