De Mujer a Mujer II – mamás

mamamemimaPara seguir ocupándonos de temas que hacen a nuestra calidad de vida y bienestar, invitamos ahora a Ximena, de @mamamemimauy : una cuenta de Instagram hecha por y para mamás de niños pequeños, o primerizas, que tienen millones de preguntas, ansiedades y cuestiones que quieren consultar.

En las mamás primerizas, o que tienen más de un hijo pequeño, en pleno desarrollo y con altas demandas, existe una gran necesidad de sentirse apoyadas, comprendidas, y principalmente saber que no están solas, y que lo que sienten es normal.

Basta dar una vuelta por las redes (las cuales no sé dar mucho aún jeje) y encontrar la cantidad de blogs y cuentas dedicadas a este público. Y más aún: la interacción que se aprecia, las dudas, los comentarios, la necesidad de “estar”, preguntar y responder.

El apoyo es fundamental
Image by jarmoluk on Pixabay

Se generan realmente redes de apoyo en torno a un tema que en principio parece todo color de rosa (además de que somos criadas convencidas de esto)… y que cuando estamos ahí nos damos cuenta que siempre hay una parte “que no nos contaron”, o que no le dimos importancia hasta que lo vivimos en carne propia (las noches sin dormir, los tiempos que dejan de ser nuestros, las prioridades que dejan de ser las nuestras, la casa que deja de estar en orden, el cuerpo que cambia -en la mayoría de los casos-, etc., etc., etc.).

Bueno, Sí nos contaron que “te olvidás de los dolores del parto”, y es cierto… lástima que te acordás vívidamente en el momento en que va a nacer el segundo!! Eso a mí sí que No me lo contaron, por eso aprovecho cada oportunidad para decirle a las futuras mamás: te olvidás realmente de la intensidad de los dolores del parto, y debe ser un sabio mecanismo de la naturaleza para que decidas tener más hijos. Aprovechémoslo!!

advertenciaY ya que estamos en plan “advertencia”, te cuento que mi padrino, en broma pero sabiamente también 😉 me dijo cuando nació mi hijo mayor: “ahora ya no sos más Lorena, ahora sos la mamá de Emi”. Y cuánta razón tenía (tenelo en cuenta para el puerperio, puede ser un arma mortal para tu autoestima si te agarra mal parada).

Y te doy la última, de paso: va a llegar un momento luego del nacimiento, en que la pareja también deja de ser color de rosa, porque los efectos de la paternidad, sus cambios y responsabilidades, comienzan a hacerse sentir. No te asustes, todo tiene solución, pero es bueno saberlo antes de entrar en pánico cuando sientas que “no son lo mismo que antes”. Nunca lo serán en realidad, pero sí hay un reencuentro cuando logren acomodarse a los tiempos y necesidades, familiares e individuales.

Uuuuuyy y se me siguen ocurriendo cosas… pero paremos por acá, por ahora. Retomaremos estos temas en el mes de las madres 😉

¿Por qué le pedí a Xime que respondiera estas inquietudes para el Especial de Mujer a Mujer?

Porque además de que es amiga y nos encontramos por casualidad en este “mundo virtual” (en esos momentos de causalidades de los que ya hemos hablado antes en Eureka) @mamamemimauy tiene un estilo Eureka: hecho por y para mujeres reales, porque nos hablan de lo lindo y de lo feo, no mitifican la maternidad, es variado y dejan ver los pros y contras de algo que sin dudas es maravilloso como ser madre, pero que también tiene sus momentos de dudas, de ansiedad, de enojo, de ganas de salir corriendo ;).

¿A quién no le pasó?

Porque un primer paso para estar bien, es reconocer lo que nos pasa, permitirnos sentir lo que sentimos, y a partir de ahí, si algo no nos gusta y lo queremos cambiar, ponernos en acción.

Porque no está bueno tapar el sol con un dedo, o frustrarnos porque lo que sentimos  “está mal” y por ende “somos malas madres”… y angustiarnos y culpabilizarnos… No es bueno para nosotras, ni para nuestra familia.

La clave está en hacer lo mejor posible como mamás/papás que estamos aprendiendo con nuestros hijos, tener redes de contención y a “alguien” que te diga “tranquila, estás bien” o si es necesario también nos diga “ojo, prestá atención…”.

 

Y ahora sí vamos a conocer a Ximena y su experiencia desde MamaMeMima:

¿Cuál es la Misión de este espacio para mamás de hijos pequeños?

Quienes conformamos la cuenta somos dos amigas. Una Licenciada en Comunicación y yo que soy psicóloga. Originalmente no teníamos una misión muy definida, sabíamos que nos gustaba hablar de maternidad y juntando eso con nuestras formaciones la cuenta surgió casi de forma natural sin tener un rumbo ni objetivo.

¿Qué es lo que más te gusta de escribir para las mujeres en esta etapa de su vida?

Por un lado, es casi una especie de catarsis, porque es una etapa por la que yo también estoy atravesando. Pero también me gusta poder brindar información que considero de relevancia y a su vez que quienes lean puedan sentir que lo que les está pasando le pasa también a otras y desde allí poder normalizarlo o sentirse “acompañadas”.

Cuando te llegan los comentarios ¿cuál es el denominador común?

mama bebe
Image by OpenClipart-Vectors on Pixabay

El denominador común suele ser un sentimiento de soledad que atravesamos las madres de niños chicos, y fundamentalmente quienes tienen bebes o se encuentran atravesando el puerperio. Es una etapa de la que no se habla demasiado. Se suele idealizar la maternidad y juzgar mucho a quienes no se muestran radiantes ante la llegada de un hijo.

Me acuerdo una vez que una amiga me contó que estando todavía internada con su bebe de un día de nacido le preguntaron ¿Ya lo amas?. Y la realidad es que desde mi experiencia y desde las experiencias que me han compartido, no se suele sentir ese amor a primera vista del que se habla. El vínculo se va construyendo con el tiempo y usualmente priman más los miedos y ansiedades que el amor desbordante.

Por otra parte, muchas mujeres se sienten muy culpables por no sentir este amor del que se habla “¿Cómo puedo sentirme mal si acabo de tener a mi hijo? ¿si acabo de atravesar ese momento del que hablan como lo mejor de la vida de una persona?”.

¿Te piden algún tema en particular? ¿hay algo que percibas como una inquietud especial?

Somos una cuenta relativamente nueva y hace poco estamos comenzando a tener mayor feedback de nuestra seguidoras, pero el último posteo fue sobre el sueño del bebe y fue impresionante la cantidad de comentarios y mensajes que recibimos.

Pocas cosas afectan tanto el humor y por ende toda la dinámica personal y familiar como la falta de sueño, y si bien hay bebes que duermen más y otros menos, algo seguro es  que un bebe recién nacido necesita despertarse por lo menos cada 3 horas para alimentarse.

¿Cómo percibís a las madres ante los cambios? 

El cuerpo privilegiado... pocas lo tienen después de un bebe
Image by OpenClipart-Vectors on Pixabay

Los cambios con la maternidad son muy diversos y desde diferentes aspectos, desde las rutinas hasta cambios físicos. Pero hay algo que es un denominador común y es que es difícil ser la misma antes que después de la maternidad y lleva un proceso y un tiempo re-acomodarse a eso.

Como comentaba antes, hay mucha idealización en relación a la maternidad. Cuando una mujer famosa tiene un bebe al poco tiempo suele aparecer en una revista y el titular habitualmente es en relación a cómo recuperó su figura después del embarazo. Nos suelen mostrar mujeres amamantando felices y que se las ve radiante con sus bebes.

Una vez en una charla con amigas llegamos a la conclusión que tener un hijo es lo mejor y lo peor que le puede pasar a una mujer.

Ying yang
Image by PublicDomainPictures on Pixabay

Por supuesto que tener un hijo, cuando es algo que uno deseaba o buscaba, es lo mejor que le puede pasar a una mujer, con el tiempo genera un amor inexplicable y como ningún otro, pero también lleva muchas veces a lugares de confusión, de inseguridades, de angustias y ansiedad.

Es una frase fuerte, porque nadie habla de lo “negativo” del ser madre, y porque convengamos que decir que “es lo peor que te puede pasar” es algo un poco dramático y exagerado. Pero también es verdad que:

el cuerpo NO siempre se recupera con la velocidad que muestran en las revistas; muchas veces la lactancia duele (porque no hay un buen acople por ejemplo); la falta de sueño nos desestructura; los primeros meses estás tomada por la maternidad y necesitás que alguien te hable de otra cosa o te invite un café; el desborde hormonal nos afecta.

Y sobretodo creo que esta idealización y estos “mitos rosa” como les digo, solo hacen vivir una maternidad con mayores culpas y sentimientos de desajuste cuando no estamos tan ideales como nos hacen pensar que deberíamos estar.

Y si no ven resultados inmediatos en lo que ellas quieren cambiar ¿cómo percibís que reaccionan?

En la actualidad creo que de a poco las mujeres nos estamos sincerando más, se están generando lugares de encuentro, tanto presenciales como virtuales donde las mujeres contamos nuestras experiencias y vivencias y eso creo que hace que de a poco se tengan expectativas más realistas, tanto sobre nuestros sentimientos como sobre la conducta de nuestros hijos.

Esto último podría ser tema para otro posteo, pero creo que así como se venía idealizando la maternidad, en la misma línea se patologiza la niñez. Se ven muchas veces personas comentando sobre lo “terrible” de un niño porque no se queda quieto, porque toca todo, porque llora si no consigue algo, pero al fin y al cabo ¿No es de eso que se trata la infancia, de experimentar, de moverse, de empezar a forjar su identidad pidiendo lo que se quiere? Pero si nos dicen que un niño que hace eso es un niño que “se porta mal”, ¿entonces… mi hijo tiene algún problema? ¿No estoy haciendo las cosas bien como madre/padre?

¿Qué te gustaría decirles a las mamás que quieren pero que aún no se han decidido a hacer “algo” por ellas, más allá de sus hijos?

Estar bien con una misma
Image by jill111 on Pixabay

Creo que es vital poder generarse un espacio de cuidado personal. Entiendo que sobre todo los primeros meses no es tan fácil, porque la demanda del bebe es muy alta y sus necesidades dependen mucho de sus padres.

Pero una vez que la rutina familiar empieza a acomodarse de a poco, debemos retomar algún espacio que sea únicamente nuestro, que nos genere placer y sea un momento de disfrute.

Las  mujeres venimos muchas veces con el chip del cuidado al otro. Tradicionalmente la mujer ocupó un lugar de ser quien se encarga de sus hijos, pero también de su marido, de sus padres, y hasta de sus suegros.

De a poco siento que esto está cambiando, que los hombres están tomando otro rol, que las responsabilidades de la casa y de los hijos están siendo compartidas. Pero no es tan fácil cambiar años de historia y tradición y todavía se sigue hablando del padre o del hombre que “ayuda” en su casa o con sus hijos, o se escucha decir “qué bien fulanito como se queda solo con sus hijos cuando la madre sale”, cuando esto debería ser lo normal.

Muchas veces sentimos que priorizarnos a nosotras es dejar de ocuparnos de nuestros hijos, pero tenemos que recordar que para poder cuidar a otro, primero debemos estar bien nosotras.

No hay cómo cuidar bien, si una no está bien. Y para estar bien es importante alimentarnos de forma correcta, tener un momento para caminar o hacer ejercicio, pero también poder compartir con amigas, o hacer ese curso que hace tiempo tenemos ganas, lo que sea que nos de placer y sea algo que disfrutemos.

Es verdad que la maternidad tiene sus momentos difíciles, pero si además nosotras no nos cuidamos, no nos generamos ámbitos de disfrute, no salimos, se vuelve mucho más difícil todavía y el desborde suele ser el estado que prevalece, donde los gritos o el sentimiento de malestar ya no es por momentos sino que es lo que se instala en la cotidianeidad.

Algo más…

En MamaMeMima buscamos compartir nuestras experiencias y la información que tenemos desde nuestra formación, pero también con la que nos hemos ido encontrando a partir de la maternidad.

El objetivo es poder generar también una comunidad de encuentro virtual donde las madres nos sintamos más acompañadas, derribando mitos y generando expectativas reales para que podamos transitar este camino de manera más natural y relajada, despojadas de culpas, prejuicios y recriminaciones.

@mamamemimauy

 

GRACIAS XIME por tu aporte!

Y cómo me gustaría que quienes leen Eureka fueran tan fieles seguidoras como los blogs de mamás primerizas… o los de moda… o de cocina.

Vamos Eurekianas, por favor sigan Eureka (hay botones de seguir por todos lados). Si ingresás tu mail podremos hacer más cosas en el futuro.

Y anímense a compartir con sus amigas, madres, hijas, compañeras de trabajo… sé que somos muchas más, y que hay más mujeres por ahí que podrían sacar algo positivo para pensar en ellas mismas. ¿No crees que se lo merecen? (abajo están los botones para compartir por facebook, watsapp, mail…). 

¿Me acompañás y me ayudás a sumar?

Lorena

 

 

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s