Piques para San Valentín

14 de febrero… Día de los Enamorados… Día de San Valentín.

Piques para hombres (especialmente, conociendo a las mujeres…):

Si pensás regalarle flores a tu pareja, te sugiero que te asegures de qué significado tiene para ella ese “detalle”.

Si no le regalás nada el Día de San Valentín: primero, estás en “peligro”. Segundo, te sugiero que no se te ocurra aparecer con flores otro día, al menos que sea su cumpleaños… o atenete a las consecuencias.

Piques para mujeres (especialmente, conociendo a las mujeres… ;):

Si tu pareja te regala flores “porque sí”, pensá en positivo, dejate querer, dejate mimar, sentir que sos importante. Tal vez sea eso lo que no te permitís y no podés aceptar 😉

pareja neutra

Ah! y por prevención, no alardees ante tus amigas: seguro que si alguna de ellas asocia las flores a culpa, te va a instalar el bichito de la duda…

Hasta no hace muchos años, en Uruguay se celebraba el Día de los Enamorados a mediados de octubre. Era un día comercial como tantos otros. “Se sabía” que en el Norte se celebraba San Valentín porque lo veíamos en las películas… pero para nosotros era como Halloween, o el Día de Acción de Gracias… algo de otros países.

De a poquito fue tomando fuerza aquí (como Halloween) hasta que ya está instaurado y suplanta al Día de los Enamorados que supe conocer en octubre (aunque nunca recibí un regalo tampoco snifff snifff).

Un dato curioso por si no saben: se elige este día en honor a un Sacerdote, Valentín, que fue ejecutado por el Emperador romano Claudio II. Valentín había confrontado al Emperador que prohibía el casamiento entre jóvenes, porque los solteros y sin compromisos familiares le resultaban más adecuados para su ejército. Valentín los casaba en secreto. Lo descubrieron, lo encarcelaron, lo martirizaron y lo ejecutaron un 14 de febrero. Antes, se le atribuye el milagro de devolverle la vista a la hija de su carcelero, por eso el “San Valentín”. Hay otras historias y otros posibles orígenes, esta es la más aceptada o divulgada…

El tema es que ahora el Día de San Valentín tiene un aire más espiritual, más romántico. Toda la magia que vemos en las películas la podemos vivir un poco más de cerca: los bombones, las flores, las tarjetas, cenas románticas… una declaración de amor con pétalos de rosa y música de violines… y los infaltables corazones de SAN VALENTÍN.

chocolate valentin

Ese día, hasta la pareja más distante se vuelve romántica, quien nunca regala flores, ese día lo hace; quien nunca recibe flores, ese día las recibe sin dudar e inclusive podría desilusionarse si no llega una flor, un mensaje, un chocolate… una muestra de cariño y atención.

ATENTOS!! principalmente los hombres en una relación: no tener al menos un detalle ESE día con su pareja, puede ser letal. No digan que no les avisé. 

Pero el objetivo de esta entrada es otro, porque para eso estamos: entender la reacción de diferentes personas ante una misma situación.

Dejemos de lado a San Valentín, que todo lo tiñe de rosa, para pensar en las flores como protagonistas… de un día cualquiera que no sea el 14 de febrero.

Ya me van a entender:

rosas claras

Un esposo llega a su casa con un ramo de flores, inesperadamente. Su esposa siempre asoció las flores a romanticismo, amor, atención… todo color de rosa… Se siente feliz, enamorada, querida, importante. Ese ramo de flores es un chipazo para la pareja, y esa noche se siente y actúa como la mejor esposa del mundo. Orgullosa, muestra a sus amigas las flores “para que mueran de envidia”.

rosas claras

Otro esposo llega a su casa con un ramo de flores, inesperadamente. Su esposa siempre asoció las flores a culpa, engaño, mala conducta, “algo que ocultar”, infidelidad… todo negativo y turbio… Se siente engañada, tonta, desvalorizada, furiosa!. Ese ramo de flores es una bomba para la pareja, y esa noche se siente y actúa como la esposa más desdichada y engañada del mundo. Desconfiada, comienza a buscar “pruebas” del engaño (por supuesto, su esposo durmió en el sillón) y sus amigas nunca se enteraron de que le trajo un ramo de flores… “para que no se rían de ella”.

Espero que con estos ejemplos, puedas entender las infinitas reacciones que podemos tener las mujeres, y que muchas veces pueden ser difíciles de comprender.

Lo principal es aprovechar “la excusa” de este día, para demostrar tu amor de alguna forma a la persona que querés.

Un toque de romanticismo y de atención al otro siempre viene bien.

No des por sentado que “ya sabe que lo quiero/la quiero”. ¿Se lo has dicho últimamente? ¿En persona? 

Te invito al desafío de escribir una carta o una tarjeta “de puño y letra”. 

¿Me acompañás?

Seguí Eureka en Facebook

Y en Instagram @eurekaonline5

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s