Salir de la zona de confort

Algunas veces, hacemos algo o nos embarcamos en una aventura simplemente porque nos atrae, nos gusta, nos divierte… o es necesario. Otras veces, lo hacemos con grandes expectativas y una idealización de lo que pasará después, que se puede cumplir en mayor o menor medida. Y otras tantas, no hacemos nada porque nuestras expectativas son tan grandes y nuestra confianza tan poca, que preferimos no arriesgarnos.

¿Cuántas veces te jugaste por algo que querías realmente?

¿Cuántas veces dejaste pasar la oportunidad por miedo, por vergüenza, por “el qué dirán”… y no hiciste lo que querías?

Lo más importante: ¿cuántas veces la decisión que tomaste fue la decisión correcta? y ¿cuántas veces te arrepentiste de no haber hecho “eso” que querías hacer?

¿Te ha pasado alguna vez comenzar algo con toda tu convicción y rendirte ante la mínima dificultad?

A mí sí, muchas veces, y no quiero que me pase más. Por eso hace un mes apuesto a este blog como una muestra a quienes les sirva (tal vez a una, diez o cien personas) de que para obtener los resultados que querés, para lograr tus objetivos, tenés que tener paciencia y mantenerte focalizado. Por lo pronto a mí ya me sirve, porque tengo que superar mis miedos para dar un paso más cada día.

¿Saben qué he descubierto? que mis mayores “admiradores”, que me lo han hecho saber y sé que disfrutan de Eureka… aquellos que me dieron para adelante desde el primer día, los amigos, la familia… no me siguen!!

¿Frustrante no? pero bueno, sé que están ahí… y es también todo un aprendizaje y una forma de manejar las expectativas y la realidad. Ya llegará el momento.

Evaluando esta situación, y sabiendo que parte de “mi público” no encuentra qué es lo que tiene que hacer para seguir el blog ;), así como otros lo leen pero no lo siguen, me resigné y dije: debo lograr mi objetivo de llegar a más personas por otra vía, mediante gente que no me conozca, con la que yo no tenga vergüenza ni me preocupe si la molesto o no con una entrada, desde el anonimato.

Tomé medidas, hice cosas, invertí, por el solo hecho de demostrarme a mí misma que no voy a abandonar porque mis conocidos no me sigan… Porque tengo que superar mis temores, porque estoy convencida…

¿Saben qué logré al entrar en acción? Salí de mi zona de confort… y en realidad me siento más cómoda fuera de mi círculo más cercano.

¿Cuántas veces nos limitamos a lo que conocemos, a lo seguro, esperando tener todo lo que deseamos o necesitamos? ¿Cuántas veces tomamos como referencia lo que pasa en nuestro círculo, sin animarnos a salir? 

¿Cuántas oportunidades habremos perdido sin enterarnos? 

Te invito a que pienses en lo que querés, a que confíes en vos y en lo que te dice tu corazón, y a que no te limites a lo conocido. Podés encontrar nuevos horizontes más allá, pensando fuera de la caja, y encontrando personas que compartan tus inquietudes, aunque no las conozcas. 

Y ya que estamos te invito a que sigas Eureka, ingresando tu mail para tener notificaciones personalizadas.

Lorena

1 comentario »

  1. Pingback: Eureka 2019

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .